Josep. Ramoneda. ¿Qué es la ciudad? (1994)

 

La Biblia atribuye a Caín la fundación de la ciudad.
Y atribuye a la ciudad los desafíos que desatan la ira de Yahve (Babel, Sodoma).
Es en la ciudad donde el poder toma nombre.
La Biblia opuso a la ciudad terrestre una ciudad celeste.
Cuan las cosas humanas adquieren autonomía empieza el desencanto del mundo. La ciudad contemporánea representa la culminación de ese proceso de desencanto.
El sueño de la ciudad racional perfecta genera monstruos.
Cada vez que se intenta olvidar que no todo es posible se entra en un proceso de destrucción.
Aristóteles - toda ciudad es un hecho de naturaleza en tanto que es el fin de cualquier comunidad.
En la construcción de la ciudad moderna se pone de manifiesto más que nunca que la utopía está del lado del que aspira al poder. Los políticos y los arquitectos son los agentes de la utopía en la ciudad moderna.
La ciudad abierta pone fin a la justificación teológica y étnica de la comunidad.
Hoy se odia la ciudad en tanto ésta representa un obstáculo para la liquidación de la memoria.
La ciudad - la comunidad - es anterior a la familia y a cada uno de nosotros, aunque sea la suma de ese nosotros tomados individualmente quien la haya construido (Aristóteles).